Mons. Armando: La resurrección es el último camino para nosotros

Mons. Armando: La resurrección es el último camino para nosotros

marzo 1, 2021 0 Por Diócesis de Tampico

Comparte esta nota:

En este segundo domingo de cuaresma Monseñor Armando nos hace reflexionar sobre que en este momento hay un sentimiento que se esconde en el corazón de muchas personas que es el miedo, por ejemplo el miedo de que alguien nos contagie o el miedo de nosotros contagiar a los demás y esto es algo que prevalece en la mayoría de las personas actualmente.

Y nos hace referencia a que realmente el gran temor que tenemos en el fondo es el miedo al sufrimiento y es aquí donde el Evangelio  nos hace analizar que se habla del anuncio de la muerte del señor, en donde Jesús dice que al hijo del hombre lo van a entregar, lo matarán, lo azotarán, se burlarán de él y al tercer día resucitará; esto hace que los discípulos se llenen de un gran miedo y es cuando Jesús dice “el que quiera seguirme que tome su cruz y me siga”.

En la escena de la transfiguración Jesús se llevó a sus discípulos más cercanos y se transfiguró delante de ellos y les dijo que ese es el final del sufrimiento y Pedro estaba tan contento que le dijo  “Señor esto es lo que realmente queremos”.  

Mons. Armando afirmó que estamos por celebrar los misterios de la pasión muerte y resurrección del Señor y debemos de estarnos preparándonos  en esta cuaresma porque Dios quiere hacernos conscientes de que la resurrección es el último camino para nosotros, no lo es la muerte ni el sufrimiento si no, que es la resurrección, la que viene a iluminar este momento y por último nos hace reflexionar sobre Abraham nuestro padre de la fé en donde Dios le pide sacrificar a su hijo y el sin dudar se pone en marcha a hacer su sacrifico porque confía en Dios y es por eso que le promete una gran descendencia; así nosotros debemos de confiar también en Dios sacrificando lo que él nos pide y que como se recitó en el salmo “Confiaré siempre en el señor” así monseñor nos invita a que estas palabras siempre las tengamos en nuestro corazón, no el miedo, ni el temor sino que veamos estas palabras con confianza y las hagamos nuestras para ver que Dios está con nosotros aunque haya momentos que no los entendamos pero que podamos confiar en él, eso es algo que podemos pedir en este tiempo de cuaresma. “Confiaré siempre en el señor, en él pondré siempre mi esperanza”.