Celebra Mons. Armando primer misa del año 2021

Celebra Mons. Armando primer misa del año 2021

enero 11, 2021 0 Por Diócesis de Tampico

Comparte esta nota:

Tras estar ausente durante unos días a causa de la enfermedad que nuestro obispo padeció, el día de ayer Domingo, en donde celebramos el Bautismo del Señor; nuestro pastor diocesano ofició la Santa Misa desde la Capilla episcopal en donde también ésta Eucaristía fue ofrecida por el eterno descanso de su madre la Señora María Teresa Cano Rivas. 

“Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, sus caminos no son mis caminos. Porque así aventajan los cielos a la tierra, así aventajan mis caminos a los de ustedes y mis pensamientos a sus pensamientos” Isaías 55, 10.

Durante la homilía Mons. Armando manifestó que muchas veces en nuestra oración, las cosas queremos que se hagan según nuestra voluntad, que la vida de las personas dependiera de milagros o intervenciones extraordinarias de Dios “tenemos que trabajar cada día para vivir en plenitud de estas palabras, porque si es difícil comprenderlas es aún mucho más difícil vivirlas y hoy nosotros vivimos muchos acontecimientos contradictorios, contradictorios según nuestro pensamiento, según nuestras formas de ver la vida, de amar y de ver las personas” indicó. 

“Los caminos de Dios son otros”

Comentó tenemos que aprender a confiar en esos caminos de Dios, “aprender a vivir en esos caminos siempre, esos caminos que son de Dios que no corresponden a nuestros pensamientos ni a nuestros intereses”. 

Agradeció a nuestro Señor la vida de su madre en el día del Bautismo del Señor en donde se cierran las fiestas de navidad “nosotros somos los hijos predilectos de Dios y hoy damos gracias a Dios por la vida de mi Madre Teresa Cano Rivas y damos gracias por que sin duda en este día tan especial del bautismo tiene un especial sentido, el Señor que la recibe como una hija predilecta, como una hija a quien ama de una manera especial, como nos ama a cada uno de nosotros”. 

Destacó también la importancia de tener presente sin duda la fecha de nuestro bautismo y agradecer a Dios ese don de ser sus hijos a través de este sacramento. 

Finalizó su reflexión diciendo que la experiencia que vivió de enfermedad, ha sido dura, muy difícil y que nadie podría negar una realidad que se está viviendo en muchos hospitales “nos unimos al dolor de sus familias, la impotencia de no ver a sus seres queridos, de estar tan apartados, tan alejados, solamente confiar en Dios”.