Celebró Mons. Armando misa en honor al Beato Fray Elías del Socorro Nieves

Celebró Mons. Armando misa en honor al Beato Fray Elías del Socorro Nieves

octubre 12, 2020 0 Por Diócesis de Tampico

Comparte esta nota:

Este Domingo 11 de octubre nuestro obispo diocesano visitó la comunidad parroquial del Beato Fr. Elías en Cd. Madero para celebrar la Eucaristía con motivo de su fiesta patronal, la misa fue con celebrada por el párroco Pbro. Juan José y el párroco de la Parroquia San Pedro y San Pablo Pbro. Gustavo Solís. En presencia de algunos fieles representantes de esta comunidad festejaron a su patrono.

Durante la homilía nuestro Obispo recordó la manera en que los mártires eran asesinados y como los cristianos de aquellos tiempos recogían sus restos y eran puestos debajo del altar para que las personas pudieran verlos y de esta manera alentar a vivir la fe con valentía a ejemplo de ellos que entregaron su vida en sacrificio “nosotros tenemos que vivir nuestra fe sin miedo, ya que estos hermanos nuestros nos han dado ejemplo” señaló Mons. Armando.

Agregó que el martirio es un paso en muchos casos para alcanzar la Santidad y que Fray Elías del Socorro Nieves es un ejemplo para nosotros, puesto que él es uno de tantos mártires de nuestra patria. “Su imagen en nuestra comunidad tiene que marcarnos en la espiritualidad, están llamados a ser también testigos de su fe” puntualizó.

BIOGRAFÍA BEATO ELÍAS DEL SOCORRO NIEVES

El Beato Mateo Elías Nieves Castillo nació en 21 de septiembre del 1882, en la isla de San Pedro, Laguna de Yuriria, Guanajuato, México. Fue fusilado por las Fuerzas Federales el 10 de marzo de 1928, durante la persecución a los cristianos en México y beatificado por el Papa San Juan Pablo II el 10 de octubre de 1997.

A los 12 años, estuvo apunto de acabar su vida una fuerte tuberculosis. Un año después, unos salteadores asesinaron a su padre, y tuvo que dejar los estudios para ayudar económicamente a su familia.

Aunque con poco preparación y ya en una edad adulta, consiguió ser admitido en el seminario agustiniano de Yuriria en el año 1904, con 22 años. Tuvo muchas dificultades, como por ejemplo casi perdió la vista por su débil salud. Pero gracias a su filial devoción a María, logro ser profesado en 1911, así cambiando su nombre de Mateo Elías por el de Elías del Socorro. Fue ordenado sacerdote en el 1916,  y ejerció su ministerio en diversas localidades con un gran espíritu.

Fue en aquellos años cuando nace el movimiento popular de los «cristeros». El Padre Nieves, se mantuvo al margen de esta revolución armada contra la religión, hasta cuando a finales del 1926 estalló la persecución de la Iglesia.

No obedeció al gobierno que quería hacerlo pasar a vivir en las ciudades, y negándose, se estableció en la cueva de un cerro cercano, asegurando así a sus fieles la asistencia religiosa.

El 7 de marzo de 1928 arribaron al pueblo un grupo de soldados persiguiendo unos ladrones, pero reconocieron al sacerdote por sus lentes y su túnica negra bajo su ropa de campesino. Se le pretendió trasladar a Cortazar, pero durante el trayecto, a un lado de la carretera se le informó que sería fusilado. Rezó el credo y pidió a los soldados del pelotón que se inclinaran para recibir la bendición, a lo que el capitán del pelotón, Manuel Márquez Cervantes, le disparó dos veces en la cabeza, matándolo en el acto.

Sus restos descansan en la iglesia parroquial de la Cañada.