Junio el mes del Sagrado Corazón de Jesús

Junio el mes del Sagrado Corazón de Jesús

junio 1, 2021 0 Por Diócesis de Tampico

Comparte esta nota:

Nos encontramos en el mes de junio, un mes dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, una festividad que mucha gente celebraba desde el año 1675, gracias a Santa Margarita María Alacoque quien a través de visiones, nuestro Señor Jesucristo le habló y a su vez le concedió la gracia de ser elegida para dar a conocer su amor eterno a toda la humanidad redimida, consistiendo en consagrar un día para honrar a Jesús con la imagen de su corazón de carne, todo esto ocurrió durante una octava del Corpus Christi y a este hecho se le conoció como la “gran aparición” fue ahí en donde se definió el día de esta celebración del Sagrado Corazón quedando como fecha el viernes siguiente a la solemnidad del cuerpo y la sangre de Cristo. 

Esta devoción se popularizó en Francia a raíz de la muerte de Santa Margarita en el año 1690, para el año 1670  el sacerdote francés Jean Eudes celebró la primera Eucaristía en honor a esta devoción y finalmente fue oficializada por la Iglesia en 1675. Al pasar de los años el Papa Pío IX le dió más formalidad en su aprobación el 8 de mayo de 1873 y posteriormente el Papa Leon XIII recomendó celebrar la fiesta en todas las diócesis otorgando la Indulgencia plenaria a todos aquellos que con fe promueven esta devoción.

En nuestra Diócesis de Tampico tres Parroquias llevan por nombre a esta santa devoción y se ubican en los municipios de Tampico, Madero y el Mante; este año lo celebraremos el día 11 de Junio, hagámoslo con un corazón siempre abierto y dispuesto a experimentar el amor de Dios para que seamos fieles discípulos constructores del Reino de los cielos. 

Promesas hechas por el Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita de Alacoque:
A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado.
Daré la paz a las familias.
Las consolaré en todas sus aflicciones.
Seré su amparo y refugio seguro durante la vida, y principalmente en la hora de la muerte
Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas
Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia
Las almas tibias se harán fervorosas
Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección
Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada.
Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones empedernidos
Las personas que propaguen esta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.
A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón les concederá la gracia de la perseverancia final.