Mons. Armando: La cuaresma es una invitación a vivir la experiencia de Jesús

Mons. Armando: La cuaresma es una invitación a vivir la experiencia de Jesús

febrero 23, 2021 0 Por Diócesis de Tampico

Comparte esta nota:

Este Domingo día del Señor, iniciamos la primera semana de Cuaresma, rumbo a la Pascua; nuestro obispo nos invita a seguir agradeciendo y reflexionando que el señor nos permite vivir una cuaresma más de la cual sigue siendo la misma invitación “Conviértete y cree en el evangelio” a manera de conversión, pero que lo veamos como un proceso que dura toda nuestra vida para que seamos mejores.

“La cuaresma es una invitación a vivir la experiencia de Jesús” expresó, haciendo referencia a que cuando Jesús inició su ministerio fue llevado por el espíritu santo al desierto en donde permaneció 40 días y 40 noches y también quiso citar la expresión “el espíritu santo llevó a Jesús al desierto” queriendo resaltar que así fue su vida, siempre fiel a la voluntad del padre e inclusive momentos antes de ser entregado cumplió el plan de Dios diciendo “no quiero que se haga mi voluntad si no la tuya”.

Monseñor nos comparte en su reflexión que  la primer clave para vivir es que nos debemos dejar llevar por el espíritu de Dios para revisar nuestra vida, para hacer esta experiencia de cuaresma y poder entender que los desiertos no son sólo espacios, sino, una experiencia llena de signos ya que el desierto es un lugar peligroso lleno de tentaciones pero que también es un espacio para la oración y el espacio personal  que es lo que nos ayuda y nos hace más fuertes y de ese modo debemos de ver la cuaresma, ver que tan fieles somos y que tan fieles caminamos en el sendero del evangelio.

Nos invita también a que podamos vencer nuestras tentaciones en el contexto de ya no renegar de Dios, de reclamar por la situación en la que vivimos, de dejar de vivir siendo egoístas y asegura que el método efectivo para vencer todas las tentaciones son por medio de la oración. 

Por último nos anima a que hagamos nuestra entrega hacia Dios para poder realizar nuestra conversión y de esa manera podamos acompañar a Jesús en esta experiencia del desierto ofreciendo nuestra penitencia que bien podría ser nuestra realidad del confinamiento y todo lo que enfrentamos actualmente, sin olvidar tampoco que debemos buscar superar todas aquellas acciones que nos alejan del camino, pidiendo siempre la ayuda del Espíritu Santo para poder cumplir la voluntad de Dios.