Mons. Armando: la pascua nos trae paz, alegría y esperanza

Mons. Armando: la pascua nos trae paz, alegría y esperanza

abril 12, 2021 0 Por Diócesis de Tampico

Comparte esta nota:

En la Misa presidida por Monseñor José Armando Álvarez Cano este pasado 11 de Abril, inició su homilía expresando: “Queridos hermanos, la pregunta para cada uno de nosotros el día de hoy es ¿a que nos reunimos cada día, cada domingo en la iglesia? muchos podremos decir para darle gracias a Dios y es bueno, muchos podrán decir para escuchar la palabra de Dios, para compartir nuestra oración, es posible que tengamos razón, pero lo más importante de nuestra reunión cada domingo es para celebrar la resurrección del señor para experimentar su presencia en medio
de su comunidad y en el corazón de cada uno de nosotros”.


Explicó que cada domingo nos reunimos para celebrar la resurrección del Señor y que la lectura del evangelio ilustra de manera muy hermosa lo que se hace cada domingo, están los discípulos reunidos y Jesús se presenta en medio de ellos; este es el verdadero sentido del domingo, la presencia de Jesús resucitado, pero el evangelio nos señala otro aspecto importante, dice que los discípulos estaban encerrados por miedo a los judíos y quizá más que nunca esa expresión también analiza lo que nosotros estamos viviendo, estamos encerrados por miedo, estamos aislados por temor, no a los judíos en este momento, pero si a la pandemia, si a la enfermedad, si a que pueda provocar en nosotros la muerte de algún ser querido y el encierro ha traído en nosotros mucho miedo, depresión en muchos casos, mucha tristeza.

Pero detalló que de lo primero que nos habla el evangelio es que Jesús se
presenta y lo primero que dice es “la paz este con ustedes” y expresó que a lo mejor no alcanzamos a comprender la grandeza y el significado de esta palabra, porque es triste es cuando una persona pierde la paz en su vida, por la enfermedad de un ser querido, porque ha perdido el trabajo y no tiene con que alimentar a su familia, porque hay algún problema entre esposos o con algún hijo y todos hemos experimentado en algún momento haber perdido la paz, pasando día y noche angustiados y pensando en la solución; es por eso que el señor viene darnos la paz, esa paz que es el don más grande de Dios a nosotros, la paz que significa la armonía en nuestro corazón, la paz que significa aquella tranquilidad interior que tenemos, no porque no tengamos problemas si no porque confiamos en Dios, porque hemos puesto en Dios nuestra confianza y esperanza, la fe que brota de esa tranquilidad de saber que alguien vela por nosotros, de saber que alguien está al pendiente de nosotros más que nosotros mismos. También hay otra palabra que sobresale de las apariciones de Jesús, cuando se aparece en medio de sus discípulos nos dice “ellos se llenaron de alegría”, la alegría es lo otro que Jesús nos trae en su resurrección, no la alegría superficial de la sonrisa momentánea, sino la alegría que brota de saber que Dios está en
nuestro corazón, esa es la alegría a la que Dios nos llama, es decir de una que viene de él; quizá muchos de nosotros hemos tenido la experiencia cuando uno está en oración, podemos percibir esa alegría tan hermosa que le brota a uno y le hace sentir esa paz que viene de Cristo resucitado.

Por último explicó que Jesús vino a traer la esperanza y que son las tres virtudes de Cristo resucitado en esta fiesta de pascua, porque nos ha venido a quitar el temor y a poner la alegría en nuestro corazón para poder renovarnos y seguir teniendo esa esperanza y confianza en él que ha sido el que venció a la muerte y al pecado. También recordó la celebración del señor de la misericordia comentando que es hermoso que podamos experimentar esa misericordia que nos acerca a Dios aun con nuestro pecado y con nuestras dudas, pero que también estamos llamados a ser reflejo de esa misericordia con nuestros hermanos y en nuestra vida, pero que nunca olvidemos que esas fiesta es el reflejo de que Jesús permanece con el corazón abierto.