Mons. Armando: permanezcamos en Dios a través de los mandamientos

Mons. Armando: permanezcamos en Dios a través de los mandamientos

Comparte esta nota:

Este Domingo 2 de mayo celebramos el V Domingo de Pascua; nuestro obispo comenzó su homilía compartiendo que muchas veces nos admiramos de la manera tan sencilla y tan profunda como Cristo nos enseña la relación de Dios con nosotros, a través de un ejemplo  que todos podemos comprender y de un ejemplo que hasta la persona más sencilla se da cuenta de lo que Jesús explica, que es el  de la vid; uno de los  ejemplos que más le gustan, porque desglosa que de cierta manera todos en nuestra casa tenemos una planta o un arbolito y nos damos cuenta que cuando desprendemos una rama se seca y no queda más que  tirarla o quemarla, de esta manera tan sencilla nos explica Dios así son ustedes, yo soy la vid y ustedes los sarmientos si permanecen en mi podrán tener vida podrán estar verdes y dar frutos, sino permanecen en mí, entonces se secaran poco a poco, morirán y no quedara más que tirarlos.

Continuó expresando que la palabra permanecer es la que se repitió más de 10 veces “permanezcan en mí y estén unidos a mi” y aunque a veces pensamos que hay mucha gente no viene a misa y no se muere o no se seca, a veces es necesario darnos cuenta de la realidad a través de las señales de una persona que no vive con Dios, porque usualmente son personas que viven amargadas, viven tristes; una persona que vive lejos de Dios es una persona  que no le nace hacerle favores a nadie, que nunca le nace rezar o venir a misa porque está seco en su corazón y es por eso que el Señor dice, el que permanece en mi dará frutos, pero es importante resaltar que permanecer es cumplir, como nos explica el apóstol San Juan, “el que cumple los mandamientos permanece en mi y yo en él”, ese es el verdadero signo de permanecer, nosotros estamos unidos cuando recibimos la gracia a través de los sacramentos de la oración y sobre todo  a través de cumplir los mandamientos de Dios eso significa permanecer porque eso es lo que Jesús explica.

Los frutos que deben de salir de esto es que debemos de amarnos de corazón, no solamente con la boca, no solamente de promesas, sino con las obras, por eso es muy importante permanecer  cerca de Dios y darnos cuenta que ese ejemplo del árbol es realmente un ejemplo de la vida no solamente personal sino familiar, el Papa Francisco nos insiste en que una familia que reza unidad permanece unida y es importante reconocer también que como personas y ciudadanos estamos llamados a dejar frutos en la sociedad, ya que nos encontramos en momentos de procesos electorales en el cual escuchamos promesas, palabras y estamos llamados a construir la paz y la unidad con nuestra participación, eso es a lo que estamos llamados a no dejarnos enganchar en la violencia de la división porque debemos de tener presente que todos somos hijos de Dios y todos podremos sufrir las consecuencias de tomar una mala o una buena decisión.

Estamos llamados a seguir pidiéndole a Dios para que nos ayude e ilumine para dejar buenos frutos.