PASTORAL VOCACIONAL

Comisión Diocesana de Pastoral Vocacional

¡Vocación Sacerdotal!

La vocación al ministerio ordenado, de la que participan los obispos, sacerdotes y diáconos tiene su identidad en la caridad del Padre por la acción del Espíritu Santo, y está unida sacramentalmente al Hijo, enviado por el Padre como Sumo Sacerdote y Buen Pastor para continuar la vida y la acción del mismo Cristo en la comunidad eclesial. 

¡Vocación Religiosa!

La vida Consagrada tiene sus raíces en los ejemplos y enseñanzas de Cristo el Señor. Es un don de Dios Padre a la Iglesia por medio de! Espíritu.

¡Vocación Laical!

Fieles bautizados que en comunión con la Iglesia, seguidores de Jesucristo, pero que no viven en el convento, que no traen un hábito y no son sacerdotes, siguen a Jesucristo desde sus ocupaciones, es decir viven en el corazón del mundo, y el corazón del mundo son las familias, las fábricas, las oficinas, la política, le economía, el deporte, las comunicaciones; ahí la vocación del laico es santificar el ambiente, sirviendo a Dios a través de sus hermanos.

Es una comisión diocesana que está integrada por diferentes equipos de servicio conformados por sacerdotes, religiosas y laicos comprometidos, conscientes de la necesidad que hay de trabajar a favor de la promoción de las diferentes vocaciones y acompañarlas en su proceso de discernimiento vocacional para que descubran, decidan y vivan su vocación especifica.

Nuestra principal función es la promoción de todas las vocaciones, en especial la vida sacerdotal y religiosa, para la edificación de la iglesia, conforme a la variedad de carismas que el Espíritu Santo suscita en ella.

Cada decanato tiene su propio sacerdote promotor vocacional que apoya en las diferentes actividades que se tienen programadas. Así también, cada equipo de servicio cuenta con su coordinador y secretario, quienes realizan su función que les corresponde, de forma alegre y comprometida, propiciando entre los integrantes el espíritu de servicio, caridad, respeto, amistad, responsabilidad y eficiencia.

Periódicamente se realizan actividades vocacionales dirigidas a los niños, adolescentes y jóvenes, con la finalidad de despertar en ellos la semilla de la vocación y a su debido tiempo puedan descubrir, decidir y vivir su vocación a la que han sido llamados.