Unidad de los cristianos: relato de la experiencia de una siria ortodoxa

Unidad de los cristianos: relato de la experiencia de una siria ortodoxa

enero 26, 2022 0 Por Diócesis de Tampico

Comparte esta nota:

Derribar las divisiones y sanar las heridas que se han producido en la historia entre los cristianos no sólo es cumplir la voluntad de Jesús, que pidió al Padre la unidad entre todos los que creyeran en él, sino que también es una condición esencial para llevar el Evangelio a todos, con credibilidad, y para contribuir a la construcción de la paz en el mundo. La Semana de Oración por la Unidad de los cristianos es un momento privilegiado para pedir la gracia de la unidad y un acercamiento cada vez mayor entre las distintas Iglesias y confesiones cristianas. Pero para amarse es importante conocerse, superar los prejuicios hacia los demás y considerar la diversidad como un enriquecimiento.

Caminando hacia Jesús nos acercamos entre nosotros

Los cristianos de Oriente Medio tienen una gran experiencia de convivencia entre miembros de diferentes Iglesias y tradiciones, y también de colaboración en un contexto difícil, a veces dramático. Este año fueron ellos quienes eligieron el tema de la Semana: “En Oriente vimos la misma y vinimos aquí a honrarlo”. Guiados por la estrella del cielo, nos dicen, todos estamos orientados hacia el mismo Cristo y caminando hacia él nos encontramos también más cerca unos de otros. Mervat Kelly es siria y pertenece a la Iglesia Ortodoxa Siria. Ahora vive en Rocca di Papa, Italia, pero antes vivió durante mucho tiempo en Iraq y en Siria. Enseña teología interconfesional en la Pontificia Universidad Lateranense y trabaja en el Centro Uno, el centro de diálogo ecuménico del Movimiento de los Focolares:

Mervat Kelly, basándose en su experiencia, ¿cómo describiría las relaciones entre las Iglesias en los países donde ha vivido?

Los cristianos que eligieron la frase del Evangelio de Mateo “En Oriente vimos aparecer su estrella y vinimos a honrarlo” tienen realmente una fuerte experiencia de convivencia entre miembros de diferentes Iglesias y tradiciones que ha durado más de 1.500 años. Viví en un barrio cristiano de la ciudad de Homs, en Siria, donde convivían greco-ortodoxos, greco-católicos, armenios apostólicos y armenios católicos, maronitas, siro-ortodoxos y siro-católicos, y para mí esta variedad era una riqueza, pero no es fácil ser una minoría fragmentada. Ahora en Oriente Medio hay una situación de gran desafío y sufrimiento: guerras, terrorismo, pobreza, pandemia, inmigración… y el dolor une. Los cristianos rezan juntos, se ayudan mutuamente, pero también están abiertos a ayudar a los necesitados que están a su lado, y así descubrimos cada vez más que si intentamos vivir como Jesús, hay un mismo Cristo y un mismo evangelio entre nosotros.

“Todos somos frágiles y necesitamos amor, y cuanto más nos ayudemos y apoyemos, más nos convertiremos en una pequeña estrella para los demás. Cuanto más descubrimos que la luz no viene de nosotros sino del sol, de Dios, más nos acercamos unos a otros”

¿Hay algún episodio especialmente significativo de solidaridad y comunión entre cristianos de diferentes Iglesias que nos pueda contar?

Hay muchos, por ejemplo, todavía tengo ante mí la imagen del gran árbol de Navidad que se colocó hace años en una plaza decorada con fotos de jóvenes que habían muerto a causa de la guerra y de la gente que acudía, cada uno con una vela encendida, a rezar juntos. Así que vivimos el ecumenismo de la oración, del diálogo, del amor concreto, pero todavía hay otro ecumenismo y es el del martirio, el ecumenismo de la sangre. Recuerdo cuando en 2013 el obispo greco-ortodoxo de Alepo, Boulos al-Yazigi, fue al norte de Siria para pedir un rescate por unas personas secuestradas y pidió ayuda al obispo siro-ortodoxo de la misma ciudad, Yohanna Ibrahim: lamentablemente ambos fueron secuestrados y perdieron la vida.

“O pienso en el padre jesuita holandés Frans van der Lugt, que en lugar de marcharse cuando Homs estaba rodeada, se quedó con la gente que no podía irse, ayudando a cristianos y musulmanes e intentando salvar los tesoros de todas las iglesias, católicas y ortodoxas, una elección que le costó la vida”

El Papa Francisco visitó Iraq el pasado mes de marzo e invitó a todos al diálogo y a la fraternidad. El lema era: “Todos son hermanos”. ¿Hasta qué punto se siente la necesidad de crecer en la unidad en Oriente Medio?

La visita del Santo Padre a Iraq ha devuelto la dignidad, la esperanza y el apoyo, especialmente a los cristianos, pero también ha dado una gran alegría a todo el pueblo iraquí. La invitación a la fraternidad está en el corazón del mensaje universal de Cristo y hoy Oriente Medio necesita más que nunca experimentar la unidad y demostrarla con gestos importantes como, por ejemplo, que las Iglesias tengan la misma fecha para celebrar la Navidad y la Pascua.

“La unidad de los cristianos de la región forma parte de las palabras de Jesús: ‘Que todos sean uno para que el mundo crea’, para que el mundo crea en el amor del Padre por todos. El odio mata y sólo puede ser aniquilado por un amor inmenso como el de Dios. Por eso debemos avanzar con constancia y perseverancia, confiando en Jesús que dijo: ‘Tengan confianza: yo he vencido al mundo’.

En Erbil, el Papa destacó el testimonio vivo de los cristianos. Dijo que la Iglesia en Iraa está haciendo mucho para difundir la misericordia de Cristo, especialmente hacia los más necesitados. “Incluso en medio de la gran pobreza y las dificultades – subrayó–muchos de ustedes han ofrecido generosamente ayuda concreta y solidaridad a los pobres y a los que sufren. ¿Es éste un ejemplo de cooperación eficaz entre los cristianos?LEA TAMBIÉN18/01/2022

Sí, Iraq también fue una tierra que produjo mártires que iluminaron e iluminan el cielo y la tierra. Viví en Iraq durante diez años, los cristianos de allí son ejemplo de una fe viva que consigue superar las dificultades.

“Todavía recuerdo cuando tuvimos que dejar Bagdad para ir a Erbil. Así que muchos cristianos llegaron allí sin casa, sin trabajo, sin comida, y todos juntos empezaron a buscar casas, y quien tenía una silla, un colchón, una manta, un plato lo daba, buscaban trabajo, etc. Realmente se podía decir que había una competición de amor y la alegría era muy grande, era un verdadero testimonio: ‘¡miren cómo se quieren!’”

El tema de la Semana es sobre los magos que siguen una estrella y encuentran al Niño, pero luego son obligados a regresar en secreto por el rey Herodes que ordena matar a los recién nacidos. Incluso hoy en día no faltan la violencia ni el sufrimiento para la gente de Oriente Medio, pero en tantas partes del mundo la gente sufre por la pobreza y ahora por la pandemia. ¿Qué puede representar esa “estrella” en el cielo para todos?

Representa la confianza, la esperanza, también una invitación a tomar otros caminos que no se conocen pero que son indicados por Dios. Esto es lo que la Iglesia está llamada a hacer, el camino de la conversión y la renovación, es el camino de la humildad a través de pequeños gestos de amor, confiando en la gracia de Dios que nos guía.

“Y a medida que seguimos amando, también somos capaces de ser pequeñas estrellas que saben que no son la luz, pero toman su luz del sol y apuntan cada vez más a ese sol que nunca se pone y nos acerca a los demás”